Los pulpos son uno de los animales más fascinantes y extraños que podemos encontrar en las profundidades marinas. Su particular anatomía y su especial inteligencia les convierte en seres dignos de estudio que no dejan de sorprendernos a medida que vamos conociendo más sobre ellos. Aquí tienes 5 curiosidades del pulpo que no conocías:

Tienen 3 corazones

De los 3 corazones que poseen los pulpos, 2 se utilizan para bombear sangre sin oxígeno hacia las branquias, mientras que el otro bombea sangre oxigenada hacia el resto del cuerpo. Debido a las características especiales de su sistema circulatorio, los pulpos se agotan fácilmente cuando nadan y por eso prefieren caminar sobre el fondo marino.

Su sangre es azul

Hablando del sistema circulatorio, su sangre es azul. Sí, como la de los reyes. Este color se debe a que para transportar el oxígeno utilizan hemocianina, que contiene cobre, y no hemoglobina, que está compuesta por hierro. El motivo por el que la sangre de los pulpos contiene hemocianina es porque esta proteína les permite transportar el oxígeno a bajas temperaturas o cuando haya poco oxígeno en el ambiente.

Pueden regenerar sus tentáculos

Los tentáculos de los pulpos están dotados de neuronas, lo que les permite actuar de manera independiente al resto del cuerpo. Si alguno de ellos es amputado se pueden volver a regenerar, como ocurre con las estrellas de mar.

Mueren después de reproducirse

Una vez que han sido fecundadas por el macho, las hembras se dedican a proteger los huevos. Ponen tanto empeño en ello que dejan de comer y, una vez que los huevos eclosionan, el cuerpo de la madre empieza a debilitarse y muere poco después.

Son muy inteligentes

Los pulpos cuentan con 500 millones de neuronas, lo que les convierte en el invertebrado más inteligente que existe. De hecho, diversos estudios han desvelado que tienen un circuito de memoria a corto plazo y otro de memoria a largo plazo y que, además, están dotados de capacidad de aprendizaje. Incluso son capaces de escapar de un laberinto o de desenroscar el tapón de un bote para abrirlo.

 

Estas son solo algunas de las curiosidades que esconden estos cefalópodos, pero existen muchas más. Por ejemplo, si nos centramos simplemente en cómo se alimentan los pulpos, encontraremos unas cuántas particularidades más. ¿Conocías alguna de estas curiosidades del pulpo?