La lubina es uno de los pescados blancos más sabrosos que nos permite preparar muchas recetas de guisos y guarniciones. No obstante, su formato estrella y el más practicado en las fiestas es asado al horno. Por ello, hoy os traemos una facilísima receta con la que preparar de forma exquisita lubina al horno.

Ingredientes para preparar la receta

Para 3 o 4 personas necesitaremos:

  • 1 lubina (750 gramos o 1 kilo aproximadamente)
  • 4 patatas
  • 1 cebolla
  • 10 tomates cherry
  • Ajo en polvo
  • Sal
  • Pimienta
  • Perejil
  • Aceite de oliva
  • Vino blanco
  • 1 limón

Nivel de dificultad: Fácil

Tiempo de preparación: 50 minutos

Preparar el horno y la guarnición de patatas

El primer paso es es precalentar el horno a 180-200ºC antes de comenzar ninguna elaboración, así lo tendremos listo en el momento necesario. Entonces, con la lubina descamada y limpia, cortaremos la cebolla en juliana, los tomates cherry a la mitad, y las patatas en láminas a modo panadera.

lubina con patatas

Con estos ingredientes listos, en una bandeja apta para horno, de cristal por ejemplo, dispondremos en primer lugar la cebolla, y a continuación por encima la patata. Echaremos por encima un poco de sal, pimienta, ajo en polvo, finalmente un poco de aceite de oliva, y lo introduciremos en el horno a la temperatura indicada durante 25 minutos aproximadamente.

Ultimos pasos

Cuando haya transcurrido el tiempo y con la guarnición ya tierna, sacamos la bandeja del horno. Cortaremos dos rodajas del limón, y exprimiremos el resto para aprovechar el jugo. Después, pondremos la lubina en la bandeja sobre las patatas y la cebolla, y la haremos dos cortes en el lomo donde colocaremos las rodajas de limón.

lubina a la espalda

Añadiremos los tomates cherry, un poco de perejil, un chorrito de aceite de oliva, un poquito de vino y el zumo del limón. Introduciremos la bandeja nuevamente al horno y dejaremos que cocine todo junto durante 15 minutos.

Cuando haya pasado el tiempo, dejaremos durante 5 minutos más que se hornee nuestro plato. Pero esta vez, pondremos el modo ventilador para tostar un poco la superficie. Una vez listo, tan solo queda decorar con un poco de perejil, servir y comer después de, por ejemplo, una rica crema de nécora.